Scientific Research in Logotherapy

La investigación producida en las últimas tres décadas en la Logoterapia y disciplinas relacionadas: Existe una base de datos sistemática y fácil de utilizar relacionada con la investigación en Logoterapia ...

 

 

 

 


 

Introduction and Research in Logotherapy: Historical Background . -Summary

http://www.logotherapy-research.com/books.html

 

Introduction

The 100th birthday of logotherapy’s originator, Professor Viktor Emil Frankl (1905-1997), is an appropriate occasion on which to review the research produced in the past three decades in logotherapy and related disciplines: How comprehensive is it? How can it best be used and accessed by concerned parties? Which areas need further strengthening and more research? These were some of the questions we posed as the authors of this book. Our aim was to gain a systematic and easy-to-use knowledge base related to research in logotherapy and to make this information available to researchers, practitioners, and students in the helping professions, academic psychology and related disciplines.
 Twenty-six years ago, in the first issue of the International Forum for Logotherapy, published in 1978/1979, Frankl expressed his hope that this new journal would present articles based on experi mental and empirical validation of his concepts. He said:
 

Logotherapy is concerned with the search for meaning not only as a matter of health, and in no way as a matter of morality, but rather as one of the most intrinsic human phenomena.

You cannot turn the wheel back and you won’t get a hearing unless you try to satisfy the preferences of present-time Western thinking, which means the scientific orientation or, to put it in more concrete terms, our test and statistics mindedness […]. That’s why I wel come all sober and solid empirical research in logotherapy, how ever dry its out come may sound. (Fabry, 1978/79: 5-6)

When this state ment was made, logotherapeutic research had already reached a state in which some of its major concepts and meth ods had gained validation in research using psychometric tests and sophisticated statistical procedures. Nevertheless, the need for further testing and the refinement of research techniques and tools to assess the therapeutic value of logotherapeutic intervention was, and still is, evident.

 

Research in Logotherapy: Historical Background

Research in logotherapy can be divided roughly into three consecutive, and some what overlap ping, periods: In the first period, which lasted from the appearance of Frankl’s two central books in English, The Doctor and the Soul (published in 1955), and Man’s Search for Mean ing (published in 1959), researchers from clinical, social, and experimental orientations in psychology and psychiatry were eager to show that Frankl’s concepts and theory of logotherapy could be verified by scientific investigation. This was also the period in which research efforts centered largely on studying the therapeutic effects of paradoxical intention with various clients suffering from sleep and speech disorders, and from a host of phobias, obsessions, and compulsions.

The second period in logotherapeutic research can be characterized as centering on the development of new tools and instruments with which logotherapeutic concepts, such as meaning in life and existential vacuum, could be objectively measured. This period lasted approximately from the appearance of the “Purpose in Life” test (Crumbaugh & Maholick, 1964) until the mid-1980s. And the third period in logotherapeutic research, from that time on, can be seen as concentrating on logotherapy’s impact on clients’ mental health in many fields of practice.

Historically speaking, research in logotherapy began in earnest with the development of specifically logotherapeutic measuring tools in the 1960s. By that time, Frankl’s major efforts in developing logotherapy into a well-constructed theory of human motivation were sufficiently refined in his books, articles, and presentations around the world, and yet they still needed scientific validation. Until the new instruments appeared on the scene, and made inroads in the research and psychotherapeutic practice establishments,logotherapy was some times accused of being too subjective, too anecdotal, and too impressionistic. As Damon, Menon, and Brock put it in their short historical overview:

The notion that ethereal constructs such as “meaning” and “purpose” could make a difference—that they could motivate some one to do something, or even shape a person’s basic choices about how to live—seemed impossibly soft-headed and sentimental to mainstream psychologists of that time. If the behaviorist and psychoanalytic schools (the two best-known bodies of psychological work at midcentury) agreed on any thing at all, it was that meaning, purpose, and other such belief systems were the products of more fundamental drives; that they were dependant on the drives for their shape, substance, and very existence; and that meaning and purpose were no more than marginal factors in behavioral development. (Damon, Menon & Brock, 2003)

Perhaps partly in reaction to suchreser vations by the predominant schools of psychological thought, and also because Frankl, as a neurologist, was deeply interested in empirical research and validation, Frankl and the first generation of logotherapists were eager to show the world that logotherapy has more to offer than just a theoretical-philosophical basis, namely, that its major tenets about a will-to-mean ing, the motivation to find meaning in life, and the existential vacuum can be empirically researched and validated. Frankl him self was particularly concerned that logotherapy might remain an abstract concept. As he told the editor of the newly established  Intern tional Forum:

Why should we lose, unnecessarily and undeservedly, whole segments of the academic community, precluding them a priori from understanding how much logotherapy “speaks to the needs of the hour”? Why should we give up, right from the beginning, get ting a hearing from the modern researchers by considering our selves above tests and statistics? We have no reason not to admit our need to find our discoveries supported by strictly empirical research. (Fabry, 1978-1979:5)

At the time this state ment was made, logotherapeutic research was concentrating mainly on dissertations in psy chiatry, psy chology, philosophy, and related disciplines. The research done was aimed at verifying the therapeutic value of logotherapeutic concepts and the clinical efficiency of several methods and techniques of logotherapeutic interven tion, such as paradoxical intention, dereflection, and modification of attitudes. Today, the situation is entirely different, as the more than 600 studies presented in this book attest to (excluding an even larger number of dissertations and master theses, books, book chapters, and confer ence presentations not surveyed here). We may say, with all due respect and mod esty, that Frankl would have been very pleased to find that the research in logotherapy has far sur passed his dream.


 

 

 

Resumen: Introducción e  Investigación en Logoterapia: historia y antecedentes -Extracto del libro

descargar archivo pdf

 

Introducción

El 100° cumpleaños del autor de los logoterapia, Profesor Viktor Emil Frankl (1905-1997), es una ocasión apropiada para revisar la investigación producida en las últimas tres décadas en la Logoterapia y disciplinas relacionadas: ¿Cuán exhaustiva es? ¿Cómo puede ser mejor utilizada y estar más al alcance de los agentes relacionados? ¿Qué áreas necesitan más profunda consolidación y más investigación? Éstas eran algunas de las preguntas que planteamos como los autores de este libro. Nuestro objetivo era lograr una base de datos sistemática y fácil de utilizar relacionada con la investigación en Logoterapia y poner esta información a disposición los investigadores, los médicos, y los estudiantes en las profesiones de ayuda, psicología académica y disciplinas relacionadas.
Hace veintiséis años, en la primera realización del Forum Internacional para Logoterapia, publicado en 1978/1979, Frankl expresó su esperanza que este nuevo compendio, presentaría los artículos basados en la validación experimental y empírica de sus conceptos. Él dijo:
 

La Logoterapia se refiere a la búsqueda del significado, no solamente como una cuestión de salud, y de ninguna manera como cuestión de moralidad, sino mucho más, como uno de los fenómenos humanos más intrínsecos. Usted no puede hacer girar a la rueda y no conseguirá ser escuchado a menos que intente satisfacer las preferencias del pensamiento occidental del tiempo-actual, que significa la orientación científica o, para poner esto en términos más concretos, nuestra mentalidad de evaluación con una comprobación estadística [... ]. Esto es por lo que yo quiero conocer todo el panorama de la investigación empírica sobria y sólida en Logoterapia, aunque así de áspero puede sonar. (Fabry, 1978/79: 5-6)


Cuando este nivel se había alcanzado, la investigación logoterapéutica había conseguido ya un estado en el cual algunos de sus principales conceptos y métodos importantes ganan la validación en la investigación usando pruebas psicométricas y sofisticados procedimientos estadísticos. Sin embargo, la necesidad de la comprobación adicional y del refinamiento de técnicas y de herramientas de la investigación para determinar el valor terapéutico de la intervención logoterapéutica era, y sigue siendo, evidente.


Investigación en Logoterapia: antecedentes históricos.

La Investigación en logoterapia puede ser dividida en forma rápida y sobreponiendo algunos puntos, en tres periodos consecutivos aproximadamente: en el primer período, que duró desde la aparición de los dos libros centrales en inglés de Frankl, "El Médico y el alma" (divulgado en 1955), y "El hombre en busca de sentido", (divulgado en 1959), investigadores de diversas orientaciones clínica, social, y experimental en psicología y psiquiatría, estaban deseosos de mostrar que los conceptos y la teoría de Logoterapia de Frankl, podían ser verificados por la investigación científica. Éste era también el período en el que los esfuerzos de investigación se centraron mayormente, en estudiar los efectos terapéuticos de la intención paradójica, con varios clientes que padecían de trastornos del sueño y trastornos del habla, así como con los que padecían fobias, obsesiones, y compulsiones.

El segundo período en investigación logoterapéutica puede ser caracterizado por estar centrado en el desarrollo de nuevos procedimientos e instrumentos con los que los conceptos logoterapéuticos, como el significado en la vida y el vacío existencial, podían ser medidos objetivamente. Este período duró aproximadamente desde la Aparición del “Test de Propósito en la Vida" (Crumbaugh & Maholick, 1964) hasta mediados de los 1980s. Y el tercer período en investigación de logoterapia, de ese tiempo en adelante, puede ser considerado como concentrado en el impacto sobre la salud mental de clientes de Logoterapia en muchos campos de la práctica.

Históricamente hablando, la investigación en Logoterapia comenzó en serio, con el desarrollo de herramientas específicamente logoterapéuticas de medición en los 1960s. Para ese tiempo, los esfuerzos mayores de Frankl, por desarrollar la Logoterapia como una teoría bien- formulada de la motivación humana, eran suficientemente refinados en sus libros, artículos, y presentaciones alrededor del mundo, y con todo, todavía necesitaban la validación científica. Hasta que los nuevos instrumentos aparecieron en el escenario, e hicieron las incursiones en la investigación y los establecimientos de práctica psicoterapéuticos, la Logoterapia era algunas veces acusada de ser demasiado subjetiva, demasiado anecdótica, y demasiado impresionista. Tal como Damon, Menon, y Brock lo pusieron en su visión general histórica breve:
 

La noción de que los conceptos etéreos como el "Significado" y el "Propósito" podían hacer una diferencia - que podían motivar a alguien a hacer algo, o dar forma a las elecciones básicas de una persona ni siquiera sobre cómo vivir - parecía increíblemente blando y sentimental a los psicólogos convencionales de ese tiempo. Si las Escuelas conductista y psicoanalíticas (los dos cuerpos mejor conocidos del trabajo psicológico en los mediados del siglo) estaban de acuerdo en alguna única cosa, esto era que Significado y Propósito, y otros sistemas de creencias, eran los productos de impulsos más fundamentales, y de los que dependían para su forma, sustancia y existencia misma, y que el significado y propósito no serían más que factores marginales en el desarrollo del comportamiento. (Damon, Menon & Brock, 2003)
 


Quizás en parte a la reacción a tales reservas hechas por las escuelas predominantes del pensamiento psicológico, y también porque Frankl, como neurólogo, estaba profundamente interesado en la investigación y la validación empíricas, Frankl y la primera generación de logoterapeutas estaban impacientes en demostrar al mundo que Logoterapia tiene más a ofrecer que apenas una base teórico-filosófica, a saber, que sus principios importantes sobre una voluntad de sentido, la motivación para encontrar el significado en vida, y el vacío existencial pueden ser empíricamente investigados y ser validados.

Frankl mismo se preocupaba en particular que la logoterapia pueda permanecer como un concepto abstracto. Como le dijo el editor del recién creado Foro Internacional:


¿Por qué debemos perder, innecesariamente e inmerecidamente, segmentos enteros de la comunidad académica, imposibilitándolos a priori de entender cuánto Logoterapia  "habla a las necesidades de la hora presente"? ¿Por qué nos damos por vencidos, desde el principio, en conseguir una audiencia de los investigadores modernos, considerándonos a nosotros mismos por encima de las pruebas y las estadísticas? No tenemos ninguna razón para no admitir nuestra necesidad de encontrar el apoyo de nuestros descubrimientos estrictamente en la investigación empírica. (Fabry, 1978-1979:5)
 

Cuando esta declaración fue hecha, la investigación logoterapéutica se concentraba principalmente en disertaciones en psiquiatría, psicología, la filosofía, y disciplinas relacionadas. La investigación hecha fue dirigida a verificar el valor terapéutico de conceptos logoterapéuticos y la eficacia clínica de varios métodos y técnicas de la intervención logoterapéutica, tales como la intención paradójica, derreflexión, y modificación de actitudes. Hoy, la situación es enteramente diferente, pues los más de 600 estudios presentados en este libro así lo atestiguan (incluso sin contar un número más grande de disertaciones y de tesis de maestría, de libros, de capítulos del libro, y de presentaciones de la conferencias no examinadas aquí). Podemos decir, con todo el respeto y modestia debidos, que Frankl habría estado muy contento de encontrar que la investigación en Logoterapia ha sobrepasado su sueño.

Traducción al español de Miguel Molla, Director del "Centro de estudios e Investigación de logoterapia
y análisis existencial "Humanitas", en colaboración con Sociedad Mexicana de Análisis
Existencial y Logoterapia S. C.
http://www.logotherapy-research.com/books.html
migmolla@gmail.com

¿Te interesa saber más sobre el Libro? Déjanos saber tus preguntas y comentarios: Llena el Formulario de Envío inmediato